¿QUÉ ENTENDEMOS POR “PEDAGOGÍA DE LA DIVERSIDAD”?

En la Pedagogía actual se produjo un cambio de paradigma que podemos llamarlo “Pedagogía de la Diversidad”.

Básicamente este cambio consiste en pasar de una escuela tradicional selectiva a una escuela inclusiva. En la escuela tradicional, los alumnos deben cumplir con normas esperadas de conducta y aprendizaje y aquellos alumnos que no pueden adaptarse a estas pautas, son derivados a escuelas de integración o especiales.

En una escuela inclusiva se debe aceptar e integrar a la diversidad. Para saber si la escuela en la que trabajamos o a la que deseamos que nuestros hijos vayan, es inclusiva tenemos que realizarnos las siguientes preguntas: ¿somos una comunidad inclusiva o exclusiva? ¿Aceptamos realmente al sujeto con necesidades educativas especiales o con diversidad cultural y nos comprometemos a trabajar con ellos?, ¿Somos una comunidad integradora?, ¿respetamos las leyes educativas que nos hablan de inclusión?

Otro cambio importante es el significado que le atribuimos a lo diverso. Del modelo biológico- médico, en donde el que tiene el problema es el sujeto y hay que medicarlo y derivarlo a tratamiento, pasamos a un modelo ecológico en donde el problema no lo padece solo el sujeto en cuestión sino toda la sociedad y desde este punto de vista todos tenemos que comprometernos y responsabilizarnos con el problema: padres, docentes, autoridades, la sociedad en su conjunto.

Otro de los principios de la pedagogía de la diversidad es partir de que todos nosotros, como sujetos somos diversos. Por lo tanto en las aulas, siempre hay heterogeneidad y diversidad, pues lo inherente al hombre es que somos todos diferentes pero compartiendo una misma naturaleza que es la humana.

En las aulas siempre coexisten diversidad de razas, religiones, culturas, sociales, económicas, subjetivas, etc.

La escuela que quiera trabajar con la diversidad tiene la necesidad de realizar nuevas COM-POSICIONES, al interior de su comunidad.

Para realizar esas COM-POSICIONES, todos los integrantes de la comunidad educativa, o sea, autoridad, docentes, familia, alumnos, personal administrativo, tienen que resignificar y reconvertir sus prácticas, deben habitar la escuela y no solo ocupar una función. En ese habitar la escuela, tienen que aparecer nuevas formar de ejercer el rol y nuevos actores educativos tales como equipos de orientación, tutorías, asistentes sociales, maestros integradores, que acompañen al docente en su trabajo diario.

En cuánto a las acciones pedagógicas de todos los que de una y otra manera atraviesan las subjetividades de los alumnos que atendemos tienen que confluir en trabajar para elevar la autoestima de los alumnos, incentivar los logros en el aprendizaje, respetar y aceptar las diferencias, atenuar la enseñanza y diversificar los caminos y metas, hay que buscar otras estrategias de trabajo en el aula. El ideal de Comenio de brindar una educación igual a todos, con mismos métodos ya no se puede seguir considerando como ideal educativo.

En cuanto al concepto de niño con necesidades educativas especiales, no hay que confundir la esencia con la condición. No es un sujeto especial, sino que es un ser humano igual a todos los seres humanos pero que tiene una condición especial que lo hace necesitar una atención educativa especial.

¿Qué tenemos que hacer, los que trabajamos en escuelas y queremos atender a la diversidad?... en primer lugar nuestra responsabilidad como docentes es capacitarnos, en segundo lugar elaborar proyectos educativos de integración y por último realizar acuerdos y crear consenso entre todos los que forman parte de la comunidad educativa.

Todo lo dicho anteriormente implica, desde ya, una transformación externa, o sea, de la escuela como institución y una transformación al interior de cada uno de los miembros que forman parte de ella.

Por Lic. Edith Beatriz Burgos






3 comentarios:

Verónica Reyes de Cárdenas dijo...

Beatríz:
Gracais por este artículo. Yo tengo un hijo que le cuesta trabajo ajustarse a las instituciones Exclusivas. No estoy tan loca. Siempre pensé que debiesen exystir escuelas con un modelo que significara la inclusión como requisito importante.
Gracias por dar este significado y este paso. Gracias por poner estas palabras. Mejor no podía ser.
Vero de México

Anónimo dijo...

Hola Verónica: en mi país, se habla mucho de la inclusión y de hecho la atención a la diversidad es uno de los ejes de la nueva ley de educación, pero falta mucho para cambiar a las escuelas.
Hay que replantear el sentido de la escuela y el rol docente.
si a tu hijo le cuesta trabajo ajustarse a las instituciones, pienso que " a las instituciones les cuesta trabajo ajustarse a tu hijo... y deberían hacerlo.Suerte y
cariños de Edith.

Jairo García - Colombia dijo...

Yo pienso que en pleno siglo XXI, ya debiéramos haber superado este nivel; pues todos somos seres humanos con necesidades muy semejantes y lo común debiera ser aceptarnos todos como somos. Creo que las instituciones que no tengan un modelo inclusivo debieran desaparecer, pues su fin de educar seres humanos se estaría desconfigurando. Gracias Betty por tu artículo.

Artículos relacionados